Sin duda que las caídas en altura son un tema relevante para algunas industrias. Así lo confirman las altas cifras registradas por el sector de la Construcción, pues según la Mutual de Seguridad, un 36% de los accidentes laborales fatales son producidos por este tipo de caídas. De hecho, en la Región Metropolitana constituyeron la primera causal de muerte durante 2017.

Ahora bien, aunque el panorama se vislumbra negativo, te contamos que hay soluciones. Entre ellas, los sistemas de protección individual contra caídas, que son herramientas que están diseñadas para dos fines: proteger al trabajador de una caída, o que éste se auto rescate, deteniendo su caída en condiciones de seguridad.

Dependiendo de su finalidad, existen cinco tipos de sistemas:

  1. De restricción

Su objetivo es evitar que el usuario alcance zonas con riesgo de caída de altura, así que su labor consiste en restringir sus movimientos para que no alcance la zona de peligro.  

Ilustrativo de este sistema es el Arnés Redbird, un tipo de Clase AP (Detención de Caídas y Posicionamiento de Trabajo), que está diseñado para proteger en una gran variedad de trabajos en altura con riesgos de caída; sobre todo, en aquellas donde también se requieren funciones de posicionamiento.

  1. De sujeción

Su gran atributo es que previene la caída libre, permitiendo al usuario trabajar en tensión o suspensión sin problemas.

El Arnés Birdy es un ejemplo. De Clase A (detención de caídas), está especialmente pensado para brindar protección en diversos trabajos en altura con riesgos de caída a distinto nivel.

  1. De acceso mediante cuerda  

Este sistema permite que el usuario acceda y salga del lugar de trabajo, para que prevenga o detenga una caída libre. Para realizar su labor, el acceso mediante cuerda requiere de una línea de trabajo y de una línea de seguridad, ambas independientes y conectadas por separado a puntos de anclaje fiables.

Ejemplo de esto es el Anticaídas Asap, que detiene la caída y los deslizamientos en un plano inclinado o en un descenso no controlado. Como está fabricado en aluminio de alta resistencia,  bloquea el impacto, incluso, si el trabajador lo toma al caer en una cuerda vertical o inclinada.

  1. Anticaídas

Su gran atributo es que amortigua una caída en caso de que se produzca, pues limita la fuerza del impacto.

Una de las alternativas que ofrece este sistema es el Retráctil Cinta 2,1 Mts, el cual permite una recuperación automática del accidentado, al sujetarlo con una cinta resistente de más de dos metros de longitud. Es especial para realizar labores de bodegaje, torres de telecomunicaciones, montajes, etcétera.

Otra opción es el Amortiguador Rex, que reduce el impacto del frenado de la caída y, en consecuencia, los daños físicos del trabajador.

  1. De salvamento

Tal como su nombre lo indica, este sistema permite que la persona se salve a sí misma o a otras, previniendo así una caída libre.

El Derope de Salvamento es un ejemplo de este tipo, ya que permite la evacuación automática en altura. Por su facilidad de uso y adiestramiento, es especial para personas que no poseen conocimientos previos sobre caídas.

Tal como viste, existen cinco sistemas de protección individual contra caídas. ¿Te interesaron? ¿Quieres saber más sobre ellos? Entonces te invitamos a revisar nuestro catálogo aquí. En él encontrarás una amplia gama de productos, para que evalúes y elijas el que más se acomode a tus necesidades en altura.