Una de las preguntas que surge cuando se planifica un trabajo en altura es ¿se puede utilizar un cabo de vida sin amortiguador de impacto como elemento de detención de caídas? El cabo de vida es un elemento de restricción, pero su uso como elemento de detención de caídas no es legal porque no preserva el cuerpo humano ni protege eficazmente la vida y salud del usuario.

Recordemos que una caída vertical de 1,8 metros en un cuerpo de masa total de 100Kg genera una energía equivalente a 5.000 libras fuerza (22kN). El cuerpo humano no tiene la capacidad de tolerar esta energía directamente sin sufrir daños graves, incluso si se utiliza un arnés de cuerpo completo. En ese momento entra en juego otro elemento de seguridad: el amortiguador.